Testamentos especiales en Cataluña por la situación personal del testador

RESUMEN

Normas a aplicar cuando el testador es ciego, sordo, sordomudo, no sabe o no puede firmar o no conoce el idioma oficial.

 
EXTRACTO GRATUITO

Contenido
  • 1 Modelo
  • 2 Comentario
    • 2.1 Instrumento público que no sea testamento
    • 2.2 Testamento
    • 2.3 Sordo o sordomudo que sepa y pueda leer y firmar y pueda expresar su voluntad
    • 2.4 Sordo o sordomudo que no sepa o no pueda leer y firmar
    • 2.5 Testamento por quien no conoce el idioma oficial (ni el castellano ni el catalán)
    • 2.6 Testamento en lengua extranjera
    • 2.7 La posibilidad de testar el sometido a curatela
    • 2.8 La exactitud y precisión de todo testamento
  • 3 Jurisprudencia citada
  • 4 Legislación citada
Modelo

FORMULAS EN LOS TESTAMENTOS:

I.- NORMAS APLICABLES DEL «CODI CIVIL DE CATALUNYA Libro IV.»

Según el artículo 421-8 del «Codi Civil de Catalunya»

«Testamento otorgado por una persona con discapacidad sensorial. Si el testador es ciego, sordo, mudo o sordomudo o por cualquiera otra razón es sensorialmente discapacitado, el notario debe seguir lo que la legislación notarial establece para estos casos»

Y según el artículo 421-10 del «Codi Civil de Catalunya»

Testigos. «1.- En el otorgamiento del testamento notarial, no es precisa la intervención de testigos, salvo que concurran circunstancias especiales en el testador o que este o el notario lo soliciten.
2. -Concurren circunstancias especiales en el testador si es ciego o sordo y si por cualquier causa no sabe o no puede firmar o declara que no sabe o no puede leer por sí solo el testamento».

II.- De acuerdo con esto, hay que diferenciar los siguientes casos:

A).- TESTAMENTO DEL CIEGO

1.- TESTAMENTO DEL CIEGO QUE SEPA Y PUEDA FIRMAR:

(TESTAMENTO NORMAL HASTA El OTORGAMIENTO Y AUTORIZACIÓN).

OTORGAMIENTO Y AUTORIZACIÓN.

«Designados por el testador, que es ciego, comparecen como testigos instrumentales, mayores de edad, de esta vecindad e idóneos, Don. * y Doña *.

Le leo este Testamento íntegramente, en alta e inteligible voz y en un solo acto, previa advertencia que le hice de su derecho a leerlo por sí, del que no usa y, enterado, lo otorga por ser fiel expresión de su voluntad y lo firma conmigo, el Notario.

De todo lo cual, de conocerle, (o de haberle identificado en la forma indicada) de haberse observado la unidad de acto, de que el consentimiento ha sido libremente prestado y el otorgamiento se adecua a la legalidad y a la voluntad debidamente informada del testador, y de las demás formalidades legales y en lo pertinente del contenido del presente instrumento público extendido en un total de * folios de papel notarial, el primero con el número * y los demás con los números siguientes en orden correlativo. (o anteriores en orden correlativo), yo, el Notario autorizante, DOY FE.

Comentario

Debido a las circunstancias especiales del otorgante de un testamento notarial, el legislador impone determinadas precauciones, sea exigir la intervención de testigos, sea con respecto a la lectura del mismo.

Hace falta advertir que hay diferencias según se trate de testamento o de cualquier otro documento notarial que no sea un testamento. Por esto aprovechamos para comentar ambos supuestos.

Supuesto del otorgante CIEGO QUE SEPA Y PUEDA FIRMAR.-

Instrumento público que no sea testamento

Otorgante: Cuando uno de los comparecientes es ciego debemos de aplicar sin más las normas notariales; se refiere al ciego el artículo 193 del Reglamento Notarial a propósito de la lectura del instrumento público, diciendo:

«Si alguno de los otorgantes fuese ciego, será suficiente que preste su conformidad a la lectura hecha por el notario.»

Resulta, pues, que en el caso de compareciente ciego y no tratándose de un testamento, no se exigen testigos. basta con que el ciego manifieste su conformidad a la lectura hecha por el notario.

Testigo: Al invidente se refiere el artículo 182 del Reglamento Notarial prohibiendo que sea testigo.

Testamento

Otorgante: Con respecto a los testamentos que el ciego sea otorgando, por aplicación de las normas catalanas hace falta la intervención de dos testigos. No exige la legislación catalana ni la notarial del Estado la lectura por ninguno de los testigos.

2.- TESTAMENTO DEL CIEGO QUE NO SEPA O NO PUEDA FIRMAR:

.(TESTAMENTO NORMAL HASTA El OTORGAMIENTO Y AUTORIZACIÓN).

«Designados por el testador, que es ciego, comparecen como testigos instrumentales, mayores de edad, de esta vecindad e idóneos, Don. * y Doña. *.

El testador, bajo mi fe, manifiesta no saber (o no poder) firmar y estampa la huella del dicho índice de la mano derecha; el testador lo otorga por ser fiel expresión de su voluntad y en su nombre y a su ruego lo firma el primero de los nombrados testigos, quienes firma además por si, junto con el otro testigo y conmigo, el Notario .

De todo lo cual, de conocerle, (o de haberle identificado en la forma indicada), de manifestar el testador, bajo mi fe, no saber (o no poder) firmar, de haberse observado la unidad de acto, de que el consentimiento ha sido libremente prestado y el otorgamiento se adecua a la legalidad y a la voluntad debidamente informada del testador, y de las demás formalidades legales y en lo pertinente del contenido del presente instrumento público extendido en un total de * folios de papel notarial, el primero con el número * y los demás con los números siguientes en orden correlativo. (o anteriores en orden correlativo), yo, el Notario autorizante, DOY FE.

Si el testador ciego no sabe o no puede firmar, el Reglamento Notarial exige (artículo 195) que el notario lo exprese y que además firme por el que no lo hace la persona que ésta designe o uno de los testigos; por lo tanto, lo procedente es que comparezcan dos testigos e indicar quién firma por el testador.

Independientemente de lo indicado, recordaremos el artículo 191 del Reglamento...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA