Testamento mancomunado. Derecho aragonés

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
RESUMEN

Modelo de testamento Mancomunado en el cual los cónyuges se conceden el usufructo de viudedad y nombran herederos a los hijos. Legislación aragonesa.

 
EXTRACTO GRATUITO





Contenido
  • 1 Modelo
  • 2 Comentario
    • 2.1 Naturaleza jurídica del testamento mancomunado
    • 2.2 Normas del testamento mancomunado
    • 2.3 Fiducia aragonesa
    • 2.4 El cónyuge en la sucesión aragonesa
    • 2.5 Reglas generales para testar en Aragón
    • 2.6 La exactitud y precisión de todo testamento
    • 2.7 Testamento especiales
    • 2.8 Exactitud y precisión del testamento
    • 2.9 Testamento especiales
  • 3 Jurisprudencia y Doctrina Administrativa citadas
  • 4 Legislación citada
Modelo

NÚMERO *

En *, a las * horas del día * de dos mil *.

ANTE MÍ, *, Notario del Ilustre Colegio de *, con residencia en *.

COMPARECEN:

Los cónyuges DON * y DOÑA *, mayores de edad, casados en régimen foral aragonés, vecinos de * con domicilio en *. Exhiben D.N.I. * y *, respectivamente y ambos vigentes.

De vecindad civil aragonesa.

Les conozco y tienen a mi juicio la aptitud mental y la capacidad legal necesaria para otorgar el presente TESTAMENTO ABIERTO y previa manifestación de su deseo procedo a redactarlo siguiendo sus instrucciones verbales, de conformidad con las siguientes CLÁUSULAS:

PRIMERA: Don * declara que es natural de *, donde nació el día *; hijo de los consortes * y * (difuntos).

SEGUNDA: Doña declara que es natural de *, donde nació el día *; hija de los consortes * y * (difuntos).

TERCERA: Ambos comparecientes están casados bajo el régimen consorcial aragonés y de este su matrimonio, único contraído, tienen dos hijos llamados * y *.

CUARTA: Ambos cónyuges se conceden mutua y recíprocamente el derecho de viudedad universal, y además se designan fiduciarios, con facultad para que el sobreviviente de ambos, mientras se conserve viudo, pueda disponer de los bienes propios, de los del premuerto y de los consorciales, entre sus hijos comunes o descendientes, por actos ínter vivos o de última voluntad, dando a cada cual más o menos según sus méritos y comportamiento, en la que forma que le parezca; en el supuesto de falta de uso de la facultad anterior se entenderá que sucederán al fallecimiento del último de ellos todos los hijos citados a partes iguales, sustituyendo por la vulgar a los premuertos por sus respectivos hijos.

QUINTA: Revocan cualquier otra disposición de última voluntad otorgada con anterioridad a este Testamento.

PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES. Advierto expresamente al (a la) compareciente que sus datos van a ser incorporados al fichero del Protocolo y documentación notarial y al fichero de Administración y organización, así como del hecho de que, en su caso, tales datos pueden ser cedidos a aquellas Administraciones públicas que según una norma con rango de ley tengan derecho a ello. Hechas las advertencias de sus derechos al respecto.

OTORGAMIENTO Y AUTORIZACIÓN.

Le leo este Testamento íntegramente, en alta e inteligible voz y en un solo acto, previa advertencia que le hice de su derecho a leerlo por sí, del que no usa y, enterado/a, lo otorga por ser fiel expresión de su voluntad y lo firma conmigo, el Notario.

De todo lo cual, de conocerle, de haberse observado la unidad de acto, de que el consentimiento ha sido libremente prestado y el otorgamiento se adecua a la legalidad y a la voluntad debidamente informada del testador /de la testadora/ y de las demás formalidades legales y, en lo pertinente, del contenido del presente instrumento público extendido en un total de * folios de papel notarial, el primero con el número * y los demás con los números siguientes en orden correlativo (o anteriores en orden correlativo), yo, el Notario autorizante, DOY FE.


Comentario

Una especialidad del derecho aragonés es la posibilidad del testamento mancomunado, regulado ahora en el Código del Derecho Foral de Aragón (Decreto Legislativo 1/2011, de 22 de marzo) en vigor el 23 de abril de 2011.

Se admite el otorgamiento de estos testamentos por cualesquiera dos personas «sean o no cónyuges o parientes», mientras la Compilación exigía la condición de cónyuges. Es una apertura que parece adecuada a la realidad presente a la vez que apoyada en la experiencia histórica, pues documentos de varios siglos muestran, aunque no con gran frecuencia, la práctica del testamento mancomunado también entre personas no casadas entre sí.

Naturaleza jurídica del testamento mancomunado

Pone de relieve la sentencia de la Audiencia Territorial de Zaragoza, de 30 de noviembre de 1967, que:

«abordado el problema de la naturaleza jurídica del testamento mancomunado desde el plano doctrinal, pero con especial referencia al Derecho positivo, al que necesariamente ha de contraerse la sentencia, el sector científico más autorizado ve en él un negocio colectivo o acto jurídico complejo constituido por dos declaraciones de voluntad, unitariamente conjuntas en el vínculo del consentimiento, que persiguen iguales intereses, se dirigen a un mismo fin y allí se funden en el asentimiento conjunto o mancomunado; de tal suerte que ambas declaraciones de voluntad se encuentran, al producirse el consentimiento, una al lado de la otra, y no una frente a la otra, como en el contrato sucede al perseguir las partes intereses opuestos o cuando menos distintos; razonamientos que conducen a proclamar que toda cuestión que afecte a la mancomunidad testamentaria implica no una forma de testar, como erróneamente se atribuye por la sentencia recurrida, sino una modalidad del consentimiento de los testadores».
Normas del testamento mancomunado

-. Formas de testamento:

Según el artículo 318 del CDFA: Ordenación voluntaria. El causante goza de la más amplia libertad para ordenar su sucesión por pacto, por testamento individual o mancomunado, o por medio de uno o más fiduciarios, sin más límites que el respeto a la legítima y los generales del principio standum est chartae.

En efecto, conforme al artículo 406 del CDFA, el testamento puede ser unipersonal o mancomunado y el testamento mancomunado es el acto naturalmente revocable por el cual dos personas ordenan en un mismo instrumento, para después de su muerte, con o sin liberalidades mutuas y disposiciones correspectivas, el destino de todos sus bienes o de parte de ellos.

-. Requisito subjetivo:

Dice el artículo 417 del CDFA:

«Testadores.- 1. Los aragoneses, sean o no cónyuges o parientes, pueden testar de mancomún, aun fuera de Aragón. 2. Si uno de los dos testadores es aragonés y el otro no lo tiene prohibido por su Ley personal, pueden testar mancomunadamente, incluso fuera de Aragón».

Obsérvese que sólo se admite el testamento mancomunado otorgas por dos personas, pero no es necesario que sean cónyuges (pueden ser parientes, pareja de hecho, extraños, etc.).

Se discute la constitucionalidad del número 2, al contener una norma de derecho interregional que vulnera la reserva de ley estatal que ordena la constitución.

Obsérvese que sólo se admite el testamento mancomunado otorgas por dos personas, pero no es necesario que sean cónyuges (pueden ser parientes, pareja de hecho, extraños, etc.).

Se discute la constitucionalidad del número 2, al contener una norma de derecho interregional que vulnera la reserva de ley estatal que ordena la constitución.

Parejas de hecho: en la línea de no exigir que los testadores sean cónyuges: la Ley 6/1999 de 26 de marzo reguladora de las parejas estables no casadas (ahora derogada) permitió el testamento mancomunado de los miembros de la pareja y otorgar pactos sucesorios, lo que recoge el Código del Derecho Foral de Aragón.

-. Efectos:

Según el artículo 418 del CDFA: Apertura de la sucesión:

«Al morir el primero de los testadores se abre su sucesión y producen sus efectos las disposiciones del testamento mancomunado reguladoras de la misma. Los interesados en su sucesión tendrán derecho a copia del testamento, que sin embargo no podrá incluir las disposiciones que solo afecten a la sucesión del otro testador».

Y dice el artículo 419 del CDFA: Institución recíproca entre otorgantes:

«1. Si los testadores no establecen los efectos del «pacto al más viviente» las disposiciones sucesorias recíprocas entre ellos producirán los que les son propios, sin perjuicio, en su caso, de los derechos legitimarios.
2. Los terceros designados herederos o legatarios en los bienes que quedaren al fallecer el último de los testadores sucederán en los procedentes del primeramente fallecido directamente de éste...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA