Solicitud de medidas cautelares penales

Autor:Caminals & Abogados
RESUMEN

Artículo 109 del Código Penal redactado conforme la LO 1/2015 de 30 de marzo, por la que se modifica la LO 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal.

 
EXTRACTO GRATUITO

A LA JEFATURA SUPERIOR DE POLICIA



GRUPO DE DELINCUENCIA ECONOMICA

 



_____________________, Procurador de los Tribunales, en nombre y representación de las siguientes personas, como se acredita con las escrituras de poder que en este acto, exhibe y retira.



En relación con la denuncia presentada en fecha _____, Atestado núm. ______contra _______ , por medio del presente escrito intereso la práctica de las siguientes MEDIDAS CAUTELARES reales y personales,

 



MEDIDAS CAUTELARES REALES



De la documentación aportada junto con el escrito de denuncia resulta la existencia de prueba sobre indicios racionales de criminalidad contra los denunciados por presunto delito continuado de estafa concurriendo los subtipos agravados de especial gravedad atendiendo el valor de lo defraudado y aprovechamiento de credibilidad empresarial o profesional de los arts, 248 siguientes y concordantes del Código Penal, en concurso con un delito de falsedad documental cometida por particular del artículo 392, en relación con el artículo 390, todos ellos del Código Penal; así como un delito de insolvencia punible, actividad desarrollada por los denunciados en representación de las sociedades pantalla con las que operan.



Los denunciados han llevado a cabo un negocio defraudatorio de captación de dinero en serie a varios inversores, ofertandoles un negocio de alta rentabilidad, consistente en la intermediación en operaciones de compraventa de productos alimenticios al por mayor. Cada operación consistía, según los denunciados, en la venta de gran cantidad de bebidas, jamones, etc. de diferentes marcas, que una empresa vendía a otra, cliente final con la intermediación de los denunciados. Las operaciones -según los investigados- tenían que realizarse al contado y al no disponer del dinero lo pedían a los inversores con la promesa de que el capital e intereses serían recuperados a corto plazo, normalmente en el plazo de un mes, dinero procedente del pago del cliente que finalmente adquiriese los productos. La ganancia del negocio ofrecido era la diferencia entre el precio de venta y el de compra final de los productos alimenticios que recibirían los inversores y que repartirían con los denunciados.



Sin embargo, las operaciones comerciales eran puramente artificiosas e inexistentes, dando los denunciados apariencia de realidad para inducir a error a sus víctimas, al objeto de que realizasen numerosas disposiciones patrimoniales haciéndoles creer que participaban en un rentable negocio, no tanto porque las operaciones fuesen desorbitadas, sino porque las cantidades de producto eran realmente elevadas, luego las comisiones derivadas de la intermediación también lo eran. De la misma forma, los intereses pactados en los contratos de préstamo suscritos no provenían de operación comercial alguna sino de la captación de nuevos inversores continuada en el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA