Recurso de reforma contra el auto judicial acordando la detención

RESUMEN

Recurso de reforma contra el auto judicial acordando la detención

 
EXTRACTO GRATUITO

Diligencias Previas núm. ........../ 2....... .

Juzgado de Instrucción Núm. ......... de ........... .

AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN DE ..........................

D. ...................., Abogado en ejercicio del Ilustre Colegio de Abogados de ....................., con despacho profesional en ......................, tfno. ...................., fax ....................., con correo electrónico ...................., actuando en defensa del imputado y en representación implícita del mismo en virtud de la potestad que me confiere el artículo 768 de la LECr D./D.ª ...................., ante el Juzgado comparezco y DIGO:

Que en la citada representación y mediante el presente escrito, dentro del plazo legal de tres días desde su notificación, interpongo o formulo RECURSO DE REFORMA contra el auto de este Juzgado de fecha ................, por el que se acuerda la detención de mi patrocinado/a.

Se impugna la citada resolución de acuerdo con las siguientes:

ALEGACIONES

PRIMERA. Que antes de decretar la detención de mi defendido, convendría aclarar las circunstancias que motivaron su falta de presentación en el Juzgado, al objeto de prestar declaración sobre los hechos que se le imputan, dado que tiene arraigo en España, domicilio conocido, antecedentes cancelados y que no es previsible que pueda sustraerse a la acción de la Justicia.

SEGUNDA. El Tribunal ha señalado que el derecho fundamental que el artículo 17.1 CE proclama no es un derecho de configuración legal, que exige, en todo caso antes de pronunciarse sobre su restricción unas razones objetivas y una situación fáctica que no meramente lo aconseje sino que así lo exija (STC 13/1994, 40/1987 y 103/1992). Por lo tanto, el artículo 487 de la LECr no es una potestad omnímoda o arbitraria de restricción de la libertad, ni una patente de corso para restringir la libertad sino que exige una justificación mucho más pormenorizada que la que ha hecho el Instructor. Dicho con todos los respetos y en el ejercicio legítimo del derecho de defensa, el Instructor ha reaccionado de un modo desproporcionado frente a una leve irregularidad procesal de mi mandante, acordando “de plano” esta medida tan gravosa y como pura reacción frente a un leve incumplimiento.

TercerA. El ATC 527/1988 establece que la detención practicada por orden judicial exige, no sólo la puesta inmediata a disposición del Juez, sino la celeridad en cuanto al pronunciamiento sobre su situación definitiva, y no el mero y nudo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA