Demanda de juicio ordinario en acción individual de nulidad de condiciones generales de contratación y reclamación de cantidad. Nulidad cláusula multidivisa. Escritura con novaciones

Autor:M. Paz Cano Sallares
Cargo del Autor:Abogada
RESUMEN

Se interpone demanda de juicio ordinario de acción individual de condiciones generales de contratación subsidiaria de nulidad por vicio de consentimiento de cláusula multidivisa. Modelo adaptado a la Sentencia del TJUE de 20 de septiembre de 2017. Competencia de los juzgados de primera instancia. Normativa aplicable: Directiva 2004/39/CE de La ley 26/1988 de 29 de julio de Disciplina e... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

AL JUZGADO

D. …………………., Procurador de los tribunales, en nombre y representación de …………………………….., según escritura de poder que se acompaña para su unión a los autos/designa apud acta que se otorgara cuando para ello sean requeridos, y bajo la asistencia letrada de D. ……………………, ante el Juzgado comparezco y como mejor en derecho proceda, DIGO:

Que mediante el presente escrito interpongo DEMANDA DE JUICIO ORDINARIO EN ACCIÓN INDIVIDUAL DE NULIDAD DE CONDICIONES GENERALES DE CONTRATACIÓN.

La DEMANDADA es la entidad …………………………. provincia de …………..

El domicilio de mis representados está ubicado en Sabadell, calle Arimon, 2 bis. También provincia de …………….

Fundamento la presente demanda en base a los siguientes hechos y fundamentos de derecho:

HECHOS:

I.- ANTECEDENTES:

Primero. - CONTRATO:

Mis representados suscribieron con la entidad ……………… (actualmente …………….)el siguiente contrato:

Escritura de préstamo hipotecario de fecha ……………..

Préstamo hipotecario otorgado ante el Notario de ………….., DON ………….. bajo el número .… de su protocolo.

El referenciado contrato contiene las siguientes condiciones:

Capital prestado: «…………..¥» «………€»
Tipo de interés: El tipo de interés inicial . % nominal anual. 
Multidivisa: Yen, tipo de cambio ….
Diferencial: …….. puntos porcentuales
 

 

NOVACIONES: [describirlas en los supuestos en los que se hayan producido]

Se acompaña como documento núm.1 copia de la escritura de préstamo hipotecario, señalando como ubicación de los originales para el supuesto de que esta/s fuera/n impugnada/s de contrario, los protocolos de los referidos notarios. Incluir en su caso escrituras de novación.

Segundo. - CONDICIÓN DE CONSUMIDOR Y USUARIO DEL ACTOR. PERFIL DEL DEMANDANTE.

De conformidad con el artículo 3 Del RDL 1/2007 de 16 de noviembre por la que se aprueba el Texto refundido de la Ley general para la defensa de los consumidores y usuarios y otras leyes complementarias, y el Art. 2.b) de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, mi cliente, como persona física que actúa en un ámbito ajeno a su actividad empresarial o profesional, tiene la condición de consumidor.

La garantía hipotecaria es la vivienda habitual de los actores, tal y como consta en la escritura, no obstante, se acompaña Volante de empadronamiento.

Se acompañan como documento núm. 2 volante de empadronamiento.

Mis representados son:

DON ________, de edad, de profesión. estudios __________.

DOÑA _________, de edad, de profesión. estudios _________.

Ninguno de ellos tiene conocimientos financieros y mucho menos sobre funcionamiento del mercado de divisas. Ambos son claramente clientes minoristas.

Nunca han percibido retribución alguna en divisas y no disponen ni han dispuesto de productos bancarios que entrañen ningún tipo de riesgo financiero, únicamente productos de ahorro y, en cualquier caso, nunca han suscrito productos en divisa.

Concretamente disponen de: [si disponen]

Se acompañan como documento núm. 3 extracto posiciones bancarias

Tercero. - CONTRATO DE ADHESIÓN CON CONDICIONES GENERALES.

Nos hallamos ante un contrato de adhesión con condiciones generales, no negociadas individualmente y cuya incorporación al contrato ha “sido impuesta por una de las partes, habiendo sido redactadas con la finalidad de ser incorporadas a una pluralidad de contratos”, supuesto que de conformidad con el artículo 59 del TRLCYU queda sometido, no solo a la Ley 7/1998 sobre Condiciones Generales de la Contratación, sino también a la normativa específica de consumidores.

Asimismo, tal y como contempla el artículo 1 de la Ley 7/1998 LCGC, El hecho de que ciertos elementos de una cláusula o que una o varias cláusulas aisladas se hayan negociado individualmente no excluirá la aplicación de esta Ley al resto del contrato si la apreciación global lleva a la conclusión de que se trata de un contrato de adhesión.”

[OPCIÓN ADVERTENCIAS NOTARIALES]

No cabe la menor duda -en este supuesto- cuando en la propia escritura otorgada, bajo el epígrafe ACEPTACIÓN el Notario indica que “Los señores comparecientes, según intervienen, aceptan esta escritura y sus efectos. Redactada conforme a minuta escrita aportada por el ……………….”

Cuarto. - CLÁUSULA MULTIDIVISA

La característica principal de la hipoteca multidivisa es que se trata de un producto bancario formalizado en una divisa – de entre varias posibles- sobre la que se referenciarán el capital y las cuotas de amortización del préstamo.

A diferencia de la mayoría de los préstamos hipotecarios en los que se suele utilizar el EURIBOR, en las hipotecas multidivisa habitualmente se aplica el índice de referencia LIBOR; referenciado a la tasa de interés interbancaria del mercado de Londres.

La utilización de una divisa distinta al euro comporta que todos los elementos del préstamo se calculen en referencia a esa variable, por lo que la posible fluctuación de la divisa no afectará únicamente a las cuotas de capital que se paguen periódicamente, sino que también afectará al capital pendiente de amortización.

Consecuentemente, tal y como reconoce la Sentencia del Tribunal Supremo de 30 de junio de 2015, existe la posibilidad de que, en el futuro, el capital pendiente del consumidor sea superior al préstamo inicial a pesar de haber asumido el pago de las cuotas correspondientes, lo que sucederá cuando la divisa seleccionada se haya encarecido respecto al euro.

Por lo tanto, nos hallamos ante una situación en la que participan muchos factores lo que conlleva a considerar el producto como complejo no desde un punto de vista financiero, sino desde un punto de vista práctico y de especial entidad cuando se destina a clientes que tienen un absoluto desconocimiento del funcionamiento de las divisas o, cuanto menos, no están habituados al trato con otras monedas.

En definitiva, en este tipo de préstamos influyen múltiples factores que acrecientan el riesgo para el prestatario:

  1. En primer lugar, la depreciación del euro frente al ……… o la divisa seleccionada; que es un hecho previsible para las entidades bancarias pero no accesible previamente para el consumidor, salvo que la propia entidad diera al cliente la información adecuada, con la antelación suficiente.

  2. La continua fluctuación de las divisas requiere un recálculo constante del capital. Hecho igualmente fácil para la entidad que puede hacer de forma automática, pero de muy difícil control para el prestatario cuando éste es consumidor y cuando su préstamo se referencia mes a mes.

  3. En tercer lugar, la utilización de un índice de referencia inusual como el Libor, tampoco facilita al consumidor el cálculo de las cuotas y capital pendiente de amortizar pues su publicación no goza de tanta repercusión pública como la que tiene el Euribor.

  4. Finalmente es de destacar que la compra de un activo que se hipoteca, con esta modalidad, tiene una dificultad añadida cual es la correlación entre el activo financiado y el pasivo contraído. Dos variables que pueden seguir caminos muy distintos: si observamos los últimos años, mientras que los inmuebles en España han sufrido una fuerte depreciación (activo adquirido), las divisas utilizadas en este tipo de hipotecas se han apreciado por el cambio de divisa, lo que provoca que el prestatario deba abonar cuotas más elevadas y su deuda se haya visto incrementada (pasivo contraído).

     

  5. En definitiva, y lo que es más grave, el capital y las cuotas -pero especialmente el capital pendiente de amortizar- pueden variar al alza en lugar de verse minorados por el pago de las cuotas hipotecarias.

    La combinación de estas dificultades, y la poca información dada por las entidades, agravado todo ello con la falta de diligencia observada respecto de los intereses de sus clientes, llevan a que los prestatarios tengan que pagar cuotas muy elevadas y desproporcionadas respecto al valor de los inmuebles que están financiando y, en definitiva, que su deuda, en lugar de ser amortizada se haya visto –en la mayoría de casos- incrementada.

    Pese a todo lo expuesto, nos encontramos con que las entidades no incluyen en sus contratos claras advertencias de riesgo, ni asumen otras obligaciones de información y seguimiento para con el cliente, limitándose, en algunos casos a permitir (previo abono de una comisión) el cambio de divisas o bien, a incluir una cláusula por la que de reducirse la garantía en un porcentaje elevado o incrementarse el capital pendiente de amortizar (oscilan entre 10% y 20%), la entidad pueda bien exigir el reconvertir a euros el préstamo, cobrando el exceso de capital o pérdida de garantía; o, incluso, requerir una ampliación de garantías.

    En multitud de casos, como el que nos ocupa, la entidad no ha sido diligente ni cuidadosa con los intereses de su cliente:

    En primer lugar la entidad no ha informado debidamente al prestatario, ni antes ni durante la contratación, limitándose a recomendar un producto de especial complejidad, sin dar al cliente una visión concreta de todos los riesgos.

    En segundo lugar, hay que reseñar que las entidades disponen de mecanismos para conocer el estado de las divisas y su previsible fluctuación con la suficiente anterioridad como para advertir a sus clientes de la problemática que ello puede acarrear, sin embargo, en ningún momento se ha advertido al cliente de tales condiciones y, simplemente, se le ha recomendado mantener el préstamo hasta una situación verdaderamente insostenible, en la que ahora, la entidad, ni siquiera quiere oír hablar de recalculo del préstamo atendiendo a un índice de referencia habitual y en euros o, incluso, de dación en pago.

    Queremos dejar constancia que en el momento en que se suscribió el préstamo hipotecario objeto del presente procedimiento, la crisis en España ya era una realidad. Pero esa...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS