Demanda de usucapión referente a la ocupación de un piso por mas de 30 años.

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
RESUMEN

Esta demanda se basa en los siguientes HECHOS: 1º.- Posesión extratabular (extraregistral) del actor sobre la vivienda situada en ..., adquiriendo módulo adquisitivo del dominio de la citada vivienda por vía de prescripción adquisitiva a favor del mismo, con carácter privativo, frente al actual titular registral del dominio (demandada)- ... (ver resumen completo)

EXTRACTO GRATUITO

Demanda de usucapión referente a la ocupación de un piso por mas de 30 años.

Artículo 1930, pár. 1 Por la prescripción se adquieren, de la manera y con las condiciones determinadas en la ley, el dominio y demás derechos reales

(Habrá que adaptar este modelo al caso particular, examinado en primer lugar las pruebas que se pueden aportar y adaptando en consecuencia los hechos y suplico)

AL JUZGADO

Don/Dª * Procurador de los Tribunales, en representación de Don * mayor de edad, de estado civil ..., vecino de *, con domicilio en la calle * núm *, según acredito mediante copia fehaciente de la escritura de poder que debidamente bastanteado y aceptado acompaño para su unión a los autos por copia testimoniada con devolución de aquélla (o por apoderamiento que se conferirá por comparecencia o según designa de oficio _documento núm. 1_), ante el Juzgado comparezco y, como mejor proceda en derecho, DIGO:

Que en la representación que ostento y con la asistencia letrada del Abogado Don/Dª *, nº de colegiado * formulo DEMANDA DE JUICIO ORDINARIO contra Don * mayor de edad, de estado civil *, de esta vecindad, con domicilio en: ... y con número de teléfono/fax *, a fin de que, previos los trámites correspondientes, se dicte sentencia estimatoria de los pedimentos del suplico, en base a los siguientes:

HECHOS

-1º.- Posesión extratabular (extraregistral) del actor sobre la vivienda situada en ..., adquiriendo módulo adquisitivo del dominio de la citada vivienda por vía de prescripción adquisitiva a favor del mismo, con carácter privativo, frente al actual titular registral del dominio (demandada)-

2º Inscripción de dominio a favor de la demandada existente en el Registro de la Propiedad número ..., sobre la finca antes descrita.-

3º Consecuencia de los hechos anteriores:

La usucapión invocada por el actor produce como efecto la adquisición del dominio y esta adquisición se entiende automática y se produce "ipso iure", una vez transcurrido el término de posesión fijado legalmente, aunque luego se declare en una sentencia, produce sus efectos retroactivamente. En consecuencia la adquisición del dominio, en el supuesto de usucapión, no se produce por mor de un negocio o acto jurídico otorgado por el anterior propietario, sino por el transcurso de los plazos de posesión fijado legalmente, de ahí que no se prive al adquirente del dominio por usucapión de acceder al Registro de la Propiedad, pues siempre cabrá la inscripción en el mismo de la sentencia que declare su propiedad adquirida por usucapión.

4º. El título aportado con esta demanda reúne los requisitos aptos para que prospere la acción reivindicatoria ejercitada

5. El núcleo de esta demanda está constituida por una acción declarativa del dominio art. 348 del Código Civil para que se declare que el piso sito en ... es de propiedad de mi mandante por haberla adquirido por usucapión ordinaria "contra tábulas" arts. 462, 1930, 1.940, 1.949 y 1.957 del Código Civil y 36 de la Ley Hipotecaria, y, como corolario, se interesa la inscripción registral a su favor.

6. El demandado es titular registral del derecho dominical sobre el bien que mi representado pretende usucapir y cabe considerarle tercero hipotecario de buena fe, pues reúne los requisitos establecidos en el artículo 34 de la Ley Hipotecaria. Ha señalando la jurisprudencia que los requisitos que han de darse para que, conforme el artículo 34 de la Ley Hipotecaria, se haga inatacable la adquisición llevada a cabo por el tercero, son los siguientes: 1.º Que el tercero protegido sea adquirente del dominio de un inmueble o de un derecho real limitativo del dominio; 2.º Que tal adquisición se realice de buena fe, es decir, que su adquisición se haya llevado a cabo confiando en lo que el Registro publica; 3º Que el negocio adquisitivo ha de encontrarse fundado en un título oneroso; 4.º Que el disponente o transferente sea un titular inscrito, es decir, que el tercero debe adquirir de persona que en el Registro aparezca con facultades para transmitirlo; 5.º Que ese tercero inscriba a su vez su propia adquisición SS.T.S., Sala Primera, de 23 de mayo y 7 de octubre de 1989, 15 de noviembre de 1990, 8 de marzo y 21 de julio de 1993, 24 de octubre de 1994. No se ha puesto en duda ni controvertido acerca de los requisitos integrantes de la figura del tercero hipotecario de buena fe, salvo lo atinente precisamente a la buena fe, pero no se olvide que se trata de una referencia registral que agota su virtualidad en el negocio jurídico que accede al registro, bastando con que el tercero ignore que existe un elemento invalidante de su negocio jurídico traslativo del dominio. Aquí la ignorancia es absoluta ya que no existe ese elemento invalidante.

Conforme al documento nº xxx en fecha ..., mediante contrato privado de compraventa, Don F.S.C. adquirió la vivienda litigiosa de Don J.C.N., quien a la sazón se afirmaba propietario del mismo, siendo de señalar que desde que se concertó el negocio jurídico de compraventa, el comprador entró en la posesión del piso que se le vendió, figurando a su nombre el contrato de suministro de energía eléctrica desde el 6 de octubre de 1977 doc. nº ...; en fechas 21 de marzo de 1977 y 28 de septiembre de 1983 constan efectuadas revisiones de la instalación de gas Butano doc. nº ..., con contrato suscrito por la ex-esposa del referido actor Doña ...., doc. nº ...; abonado las cuotas de la Comunidad del Propietarios, de la Cámara de la Propiedad Urbana y la contribución territorial (Docs. 33 a 42).

Pese a que mediante contrato privado de entrega en pago fechado en 3 de marzo de 1970 y celebrado entre Don C.V.L. y Don Antonio Martínez Murillas, aquél transmitió a este, entre otros pisos, el piso de autos, no puede tenerse por cierta la fecha del mismo ni consta que la demandada en estos autos entrase en posesión de las fincas transmitidas hasta que en fecha 17 de marzo de 1994, se otorgase escritura pública de compraventa, inscribiéndose el título en el Registro de la Propiedad núm. .. de ... el 3 de junio de 1994. Resulta por ello claro que si bien el titular registral está amparado, en principio, por el llamado "principio de legitimación", enunciado en el art 38 de la Ley Hipotecaria, que se manifiesta en la presunción "iuris tantum" de que el derecho real inscrito existe y pertenece a su titular y en la misma presunción de que el titular registral de dominio de los bienes inmuebles o derechos reales tiene la posesión de los mismo, así como por la presunción de ser poseedor de buena fe, conforme a lo dispuesto en el art. 434 del Código Civil, aunque sólo sea con referencia a la posesión en concepto de dueño o posesión mediata o superior que se tiene por medio de otro y que se contrapone a la posesión inmediata, modalidades admitidas por la doctrina del T.S., Sala Primera, de 30 de septiembre de 1964 y 10 de julio de 1992, entre otras; no lo es menos que los documentos xxx que presentamos revelan la falta absoluta de posesión en la entidad demandada, al menos hasta el momento del otorgamiento de la escritura pública.

Por los expuesto entendemos acreditada que la posesión del actor-apelado y el inicio de la usucapión por el mismo comenzó con anterioridad a la adquisición del titular inscrito y protegido por la fe pública registral resultando de aplicación los primeros párrafos del artículo 36 de la Ley Hipotecaria, habida cuenta que la doctrina de la S.T.S., Sala Primera, de 31 de marzo de 1992 señala que no cabe hablar de la aplicación de tales normas si se sitúa el inicio de la posesión en momento posterior a la inscripción registral, lo que no es el caso.

En el presente caso, el contrato de compraventa aportado por esta parte ha de reputarse título verdadero y válido en el sentido de los mencionados artículos del Código Civil y de la reiterada jurisprudencia que los ha interpretado y aplicado. Que el transmitente Sr. xxx no fuera titular del dominio sobre el piso es, precisamente, lo que subsana la usucapión, en que con harta frecuencia suple la falta de poder de disposición del transmitente.

Se trata de un título que, como tal y en abstracto, ha de ser idóneo para la transmisión del derecho de propiedad u otro derecho real, como lo es un contrato de compraventa, que es verdadero y válido, aunque en el caso concreto adolezca de defectos, pues precisamente son salvados por la usucapión, pero por una causa externa al mismo, no produce la adquisición sino que ésta se da por la usucapión: las SS.T.S., Sala Primera, de 24 de abril de 1989 y 2 de diciembre de 1998 precisan...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS